Hacer un barco de papel

Si eres fanático de Batalla Naval, tus juegos de barquitos dejarán de ser los mismos. Te enseñaremos a construir un barquito de papel capaz de flotar en el agua para que este verano, las salidas al parque o al lago con tus hijos o tus amigos, se conviertan en una aventura náutica que querrán repetir.

Materiales para hacer un barco de papel

Hacer un barco de papel es un trabajo sencillo y bastante económico. A continuación, te enseñaremos algunos de los materiales principales para construirlos y comenzar tu Batalla Naval, los cuales, puedes conseguirlos fácilmente en tu casa o la papelería.

  • Hojas de papel común o de superficie encerada si se cuenta con las mismas para mayor duración dentro del agua. Se prefieren de tamaño Din A-4 internacional o tamaño carta americano.
  • Pega blanca en barra para evitar humedecer el papel o silicón, preferiblemente en barra, ya que su resistencia es mucho mayor que la del silicón líquido. Por lo que también necesitarás una pistola de silicón si decides utilizarlo en barra.
  • Cera, preferiblemente liquida, esta nos ayudará a cellar nuestro papel si no se cuenta con el tipo encerado. Igualmente, una capa extra de cera no le vendría mal a nuestro barco para más impermeabilidad y durabilidad. Si no se cuenta con este tipo de cera, podemos usar una vela y encerar nuestro papel antes de armar nuestro barco. Para este paso necesitaremos, papel absorbente o una esponja, una brocha, una estufa, una pinza, una cacerola y una bandeja donde extender nuestro papel.

Estos son los útiles básicos y necesarios para armar el mejor barco de papel. Sin embargo, siempre se puede ser más creativo. Si crees que puedes mejorar la creación de barcos de papel, te invitamos a que lo lleves a cabo. A continuación, te enseñaremos los pasos para empezar el ensamble del barco:

Paso a seguir:

  • Encerar el papel
  • Si contamos con cera liquida, basta con calentarla unos minutos en el microondas o en la estufa. Tomamos la brocha y untamos el papel con la cera ya caliente.
  • Si no contamos con cera liquida, clocamos la cacerola en la estufa, derretimos la vela y la servimos en la bandeja. Sumergimos nuestro papel en la cera aún caliente con ayuda de la pinza, le damos la vuelta y lo retiramos. Usamos el papel absorbente o la esponja pare retirar el exceso de cera y listo. Lo dejamos secar.
  • Cogemos nuestro papel encerado después de haberlo dejado reposar hasta enfriar para empezar a doblar.
  • El primer paso será doblar el papel a la mitad.
  • Volvemos a doblar nuestro papel a la mitad para marcar una línea en el centro.
  • Desdoblamos el papel una vez.
  • Doblamos una de las esquinas hacia el centro de la línea que hicimos anteriormente.
  • Repetimos el mismo paso con la esquina sobrante.
  • Doblamos hacia arriba una de las solapas que nos sobró debajo.
  • Las esquinas de la solapa la doblamos detrás del triángulo grande de esta manera.
  • Tomamos la solapa restante y doblamos sus esquinas en la misma dirección que doblamos las esquinas de la solapa anterior quedándonos de esta manera:
  • Doblamos hacia arriba la solapa que nos resta resultando en un triángulo.
  • Una vez hayamos obtenido un triángulo, lo abrimos en su interior de la siguiente manera:
  • Dándonos como resultado un cuadrado.
  • A continuación, doblamos una de las esquinas inferiores del cuadro hacia arriba.
  • Repetimos el paso anterior con la esquina sobrante resultándonos nuevamente un triángulo más pequeño.
  • Nuevamente, volvemos abrir el interior del nuevo triángulo de esta manera.
  • Obtendremos un cuadrado más pequeño.
  • A continuación, tomamos los extremos del cuadro de la siguiente manera y lo halamos hacia afuera.
  • Par finalmente obtener un barco perfecto.

 Ahora si estarás listo para ir a jugar con tus hijos o amigos a la Batalla Naval y disfrutar del verano de una manera épica y divertida. Recuerda no ensuciar ni contaminar las aguas, una vez usado el barco, no olvides llevártelo. Así evitarás que los peces en el caso de un lago, se coman el papel o evitarás la contaminación de las fuentes en los parques.

Deja un comentario